Producción de Champiñones: Técnicas de Exclusión para el Control de Plagas

La exclusión previene la entrada de los organismos de la plaga en cuartos nuevos y su escape desde los más viejos. Esto último no debería ser subestimado.
Producción de Champiñones: Técnicas de Exclusión para el Control de Plagas - Articles

Updated:

Figura 1. Drenajes deben ser sellados.

Introducción

Las poblaciones de plaga son generalmente altas en los cuartos viejos y amenazan con infestar a los cultivos nuevos si no son contenidas. Desde que los champiñones son cultivados dentro de cuartos con medio ambiente controlado, nuestra industria se ubica en una posición única en la agricultura: somos capaces de controlar el movimiento de la plaga hacia adentro y fuera de los cuartos de cultivo. Una vez que un cuarto esté pasteurizado correctamente, las plagas tendrán que entrar para empezar a ser un problema. Si la exclusión fuese completamente exitosa no habría necesidad de ninguna otra forma de control de plaga para la mayoría de las enfermedades. Esto es especialmente verdadero en los meses de invierno cuando las plagas. Hay varias maneras de lograr la exclusión: la integridad del edificio debe ser preservada; las aperturas deben ser aseguradas (puertas, los ventiladores para la caldera o cuartos eléctricos, etc.); el aire que entra a los cuartos debe ser filtrado; y el movimiento de personas y equipo debe ser restringido.

Los productores que hacen llenado en Fase ll deben tomar aún más precauciones ya que la composta fue pasteurizada antes de llevarla a los cuartos en lugar de después. La composta no se está en el ambiente "sellado" de un cuarto mientras se lo llena y no habrá otra pasteurización. Por lo tanto, se debe tener más cuidado durante la sanitizacióny asegurarse que la composta no se contaminará durante el proceso de llenado ya que no habrá otra pasteurización una vez que se lleva a los cuartos. Por ejemplo, las cintas transportadoras deben mantenerse limpias y sanitizadas, lo cual no es un problema con material de Fase i. Además, el personal (especialmente zapatos/botas) y los equipos deben estar limpios y seguir procedimientos adecuados de sanitización.

Edificios

La construcción de nuevos cuartos de cultivo debe permitir sellar fácilmente el edificio y dar fácil mantenimiento a ese sellado. Todas las áreas deben tener acceso fácil. Toda área no susceptible de ser inspeccionada fácilmente puede permitir que se formen aperturas sin ser detectadas. Las molduras a lo largo de las líneas del techo, por ejemplo, pueden esconder grietas entre la pared y el techo. En ocasiones, los ductos de ventilación no están instalados justo contra el techo. El espacio entre el ducto y el techo puede ser tan pequeño que es imposible sellar el área donde la pared y techo se unen. Debe recordarse que las condiciones extremas del ambiente que se producen durante un ciclo normal de cultivo de champiñón, y en particular durante la pasteurización, pueden producir un gran estrés en un edificio. Se pueden producir grietas que no estaban presentes durante la inspección previa al cultivo. Los materiales de construcción son también importantes. Dado que la madera es orgánica y porosa, puede ser un buen escondite para organismos patógenos. Los tabicones porosos y el concreto también proveen refugio a los organismos, particularmente en el piso, donde es casi imposible alcanzar altas temperaturas. Siempre que sea posible, deberán usarse materiales inorgánicos, lisos y densos en la construcción. El plástico y el aluminio son una buena elección, aunque el costo a menudo impide su uso.

El aislamiento debe hacerse con materiales inorgánicos. El aserrín, por ejemplo, puede llegar a ser un caldo de cultivo para infinidad de plagas. El costo de los materiales debe ser evaluado respecto a los beneficios potenciales. No deben pasarse por alto los puntos obvios de entrada en ningún edificio, tal como los drenajes (Figura 1) ni las juntas en las paredes de concreto. A menos que la parte superior de la pared esté tapada, hay miles de corredores dentro de la pared a través de la cuál las moscas pueden pasar.

En una instalación existente, el mortero y el calafateo son las alternativas baratas a los pesticidas químicos o a las pérdidas de los cultivos. Cuándo un cuarto de cultivo está vacío, deben buscarse las grietas y cualquier otro daño que pudiera haber ocurrido durante el cultivo. Los edificios se expanden y contraen con los cambios de temperatura durante el cultivo. La alta humedad provoca que la madera se hinche. En donde se tengan juntos materiales distintos, como en los marcos de las puertas de madera (jambas) con las paredes de tabicón, los diferentes índices de expansión de los materiales causan que se desarrollen grietas entre ellos. Todas estas áreas deben ser inspeccionadas, selladas como sea necesario (Figura 2).

Figura 2. Cuartos pueden sellarse con insulación de uretano.

Apagando las luces dentro del cuarto es posible mirar la penetración de la luz desde afuera. Si un cuarto de cultivo tiene un techo falso, esta área debe ser verificada. Los techos son especialmente susceptibles de dañarse, particularmente si se permite que las temperaturas durante la pasteurización suban demasiado. Las altas temperaturas pueden dañar el aislamiento; el poliuretano que se aplicó puede doblarse y agrietarse. Las planchas de aislante clavadas sobre las paredes y techos pueden deformarse provocando que las cabezas de los clavos pasen a través del aislamiento dejando hoyos a través de los cuales las plagas puedan entrar. La pasteurización al final de un cultivo es también un buen momento para revisar desvanes, ya que es posible ver el vapor que se escapará a través de las aberturas en el techo. Las fisuras deben ser marcadas y reparadas.

Limitar el número de puertas de acceso y sellarlas es de particular importancia. En cualquier instalación para el cultivo de champiñón, solamente deberían usarse una o dos puertas como entradas. Todas las otras puertas deberían ser selladas. Las puertas usadas para entrada y salida deben sellarse alrededor de las orillas y deben haber un tope en el piso para sellar la puerta cuando se cierre. Estas puertas deben sellarse con cintas auto-adhesivas de vinil o tiras de material filtrante (Figura 3).

Figura 3. Filtro usado para sellar las puertas.

Rocíe los bordes sellados con aceite o coloque adhesivos como una barrera adicional contra la entrada de plagas. Un tapete con un desinfectante debe ser colocado en la entrada para desinfectar zapatos. Limpie el tapete regularmente o podría convertirse en una fuente de infestación. Es mejor no tener ningún tapete que utilizar uno sucio. Las puertas de entrada a los cuartos de cultivo deben ser tratadas del mismo modo que las de entrada al pasillo o a la planta misma. Si el cuarto de cultivo tiene más de una puerta, una de ellas puede servir de entrada y las otras deben sellarse completamente. Si durante la fase II, las puertas deben mantenerse abiertas para ventilación, se deben cubrir con tela de mosquitero o material filtrante. Obviamente, los medios filtrantes deben ser impermeables a la penetración de moscas. Lo que puede parecernos impermeable, puede no serlo para una mosca. Las moscas pueden pasar a través de agujeros mucho más pequeños que lo que sugiere el tamaño de su cuerpo. Los medios filtrantes ofrecen un problema adicional. La estructura de la mayoría de los medios filtrantes lo hace ideales para recoger partículas de polvo, pero también para que plagas activas, como las moscas, puedan encontrar la manera para pasar a través de estos materiales. Cuando una mosca entra en contacto con un material filtrante, lo ve como una masa de fibras similar a cabello. La mosca moverá estas fibras de de un lado a otro y logrará pasar a través de este material que aparentaba ser impenetrable. Sólo a través de la prueba del material filtrante o la tela de mosquitero, un productor podrá estar seguro que las moscas no podrán atravesarlo.

Elección de Filtros y Malla del Mosquitero

Las pruebas pueden realizarse de diferentes maneras. Primero debe inspeccionare el material para identificar a simple vista los hoyos suficientemente grandes que permitan el paso de moscas. Hay otras consideraciones para preferir un material filtrante en lugar de malla de mosquitero con una aplicación particular. La malla es suficiente para la exclusión de moscas pero con los filtros se espera la remoción de esporas y partículas de polvo. Para decidir cuál filtro usar, debe conocer que cantidad de polvo y esporas puede atrapar un filtro, además de saber que puede excluir moscas. Una vez que se ha encontrado el material adecuado y se ha colocado en una puerta, un marco para filtros u otra abertura, los bordes deben ser sellados. Los bordes de filtros o mallas de mosquitero que están abiertos, flojos o amontonados son excelentes caminos de entrada para las moscas y el filtro se vuelve inútil si ahí no se hace un buen sello. Las moscas son tenaces en sus intentos para entrar a un cuarto de cultivo de champiñones, y no tienen nada que hacer en todo el día sino buscar maneras de conseguir entrar. Pueden oler la composta y se arremolinarán en el exterior hasta que encuentren una manera de entrar. Los insectos seguirán la trayectoria de menos resistencia; una mosca que camina sobre una pared no escalará o le dará la vuelta a las costuras, sino que pasará por debajo de ella si hay una abertura entre el material y la pared. El método más simple para sellar los bordes es plegar el material y sujetar con grapa el borde directamente sobre el marco de la puerta. Colocando tableros reemplazables sobre las jambas de las puertas como una superficie para engrapado se alargará su vida útil. Se crean sellos eficaces con ranuras estrechas en donde el material es repujado o aún con velcro. Sin importar el método seleccionado, un buen sello es de suma importancia. Se debe entrenar a los trabajadores que hacen la instalación para asegurarse que el material es sellado y no simplemente instalado.

Adicionalmente, un adhesivo como Tangle Trap mejora el borde del sello. Las moscas atrapadas por el adhesivo, no solamente son incapaces de arrastrarse debajo de un filtro sino también se les impide encontrar otras grietas. Esto es más importante de lo que puede parecer, ya que probablemente nunca se logrará sellar con éxito todas las grietas en un edificio. Rocíe adhesivo en mallas, bordes de filtros, marcos de puertas, aberturas de ventilador y marcos de filtro. Hay ocasiones en que un camino de entrada debe abrirse por alguna razón al inicio del ciclo de cultivo, por ejemplo durante los tres días antes de y después de la siembra. Desafortunadamente, este es el momento más crítico para el control del mosca en el ciclo de cultivo. Al realizar estas tareas, debe limitarse el tiempo que la puerta es abierta y tomar precauciones para evitar infestación o contaminación. Cuando los empleados llevan equipo o materiales al interior de los cuartos de cultivo, deben mantener las puertas cerradas, cuando no estén entrando o saliendo del cuarto. Deben ser entrenados y recordárseles constantemente. A los empleados debe enseñárseles la importancia de mantener las puertas cerradas. Finalmente, los bordes deben rociarse con material para atrapar moscas.

Aunque no tan susceptible a organismos patógenos como el enfriamiento o la incubación, la cobertura y la preparación del material de cobertura pueden tener problemas de plagas. Las moscas fóridas son muy atraídas por el micelio en crecimiento, y las esporas de Verticillium pueden infestar la cobertura. Deben tomarse las mismas precauciones durante estas operaciones que las usadas durante la incubación.

Figura 4. El movimiento de empleados entre áreas "limpias" y "sucias" debe estar controlado.

La exclusión también implica controlar el movimiento de personas y equipo. Cualquiera que ha estado en cuartos viejos - cortadores, personal de mantenimiento, supervisores - no debe permitírsele entrar a cuartos nuevos que podrían infectar trayendo cobertura contaminada o composta, esporas ó ácaros (Figura 4). La exclusión continúa siendo importante hacia el final de la cosecha. En ésta etapa, en lugar de tratar de mantener las plagas afuera, deben ser mantenidas dentro de los cuartos de cultivo. Ahora, la exclusión es más convenientemente llamada contención. Las moscas están buscando, activamente salir de los cuartos de cultivo en busca de composta fresca o micelio en desarrollo y están muy probablemente llevando organismos patógenos. Sin embargo, aunque no es tan crítico como con los empleados en la operación de siembra, los cortadores también deben ser entrenados para mantener las puertas cerradas. Los filtros deben mantenerse intactos y se debe también filtrar exhaustivamente el aire de salida, para prevenir la expulsión de esporas y de moscos con el aire de salida.

Referencias

La mayor parte de este artículo fue extraído del "Manual de Manejo Integrado de Plagas para Champiñones de Pensilvania", Phillip S. Coles - Pennsylvania State University

Lomax, K. M. 1998. Air filter selection. Mushroom News 46:14-16.

Autores: Phil S Coles, Giorgi Mushrooms

Contribuidores: Maria Gorgo-Gourovitch, Horticulture Extension Educator, David Beyer, Professor of Plant Pathology

John Pecchia, Assistant Professor/Research Associate and Manager of MRC

Traducido por: Maria Gorgo-Gourovitch, Horticulture Extension Educator

Authors