Phoridos – La mosca del Champiñon

Familia Phoridae, Phorido del champiñon, Megaselia halterata
Phoridos – La mosca del Champiñon - Articles
Phoridos – La mosca del Champiñon

Figure 1. M. halterata female (left), male (right) (Photo by Stefanos Andreadis)

El "phorido de los champiñones," Megaselia halterata, pertenece a una familia (grupo) muy numerosa de moscas llamada Phoridae. Las especies de esta familia (más de 3.500 especies) tienen formas de vida y distribuciones geográficas muy diversas, las cuales se consideran incomparables con el resto del grupo entomológico que engloba a todas las moscas, el orden Diptera. Megaselia halterata se encuentra en todo el mundo, las poblaciones de esta mosca son prominentes en lugares donde se cultiven hongos comestibles. Esta especie es monófaga de hongos, lo cual quiere decir que únicamente se alimenta y sobrevive a base del micelio (el micelio es la estructura vegetativa de los hongos). Hasta la fecha no existe ningún reporte de que esta mosca sea un riesgo para la salud humana; no se ha detectado que esta mosca, ya sea en su forma adulta o larvaria, porte enfermedades que afecten a humanos o a animales.

Figure 2. M. halterata egg on mycelia (Photo by Stefanos Andreadis)

El ciclo de vida del phórido del champiñón comienza cuando la hembra pone huevos en donde encuentre micelio en desarrollo, ya sea en zonas silvestres o en casas de cultivo de hongos comerciales. Días después emerge la larva, la cual comienza a alimentarse del micelio. De hecho, la etapa larvaria es en la única etapa donde esta mosca se alimenta. Sin embargo, se sabe que en otras especies de phóridos, los adultos ingieren agua y néctar. Poco se sabe sobre la longevidad y el comportamiento de los adultos en la naturaleza, sin embargo ha sido establecido que los adultos forman enjambres sobre áreas en donde haya césped. Este comportamiento forma parte de su apareamiento; facilita la búsqueda de pareja sexuales y mejora las probabilidades de reproducirse.

Figure 3. M. halterata pupa (Photo by Stefanos Andreadis)

Después de aparearse, las hembras buscan micelio en donde poner sus huevos y el ciclo de vida de repite. Se sabe que, cuando poblaciones de estos phóridos son muy numerosas, las moscas se agrupan adentro y alrededor de casas habitacionales; especialmente cuando estas se encuentran cerca de las casas comerciales de cultivo de hongos. La presencia de estas moscas dentro de casas particulares resulta muy molesto para sus habitantes. Aunque si pueden llegar a causar molestia extrema, no representan un riesgo a la salud y hasta la fecha, aun no existe evidencia de que puedan reproducirse dentro de las casas habitacionales o en el césped que rodea estas casas.

Existe una especie diferente de phórido, Megaselia scalaris, la cual si puede reproducirse en varios tipos de materia y en descomposición. Se encuentran una variedad de ambientes. A pesar de su reputación anecdótica de ser vector de enfermedades, tampoco existe ningún registro de que esta especie trasmita algún organismo causante de enfermedades a humanos. Existen algunos registros de que esta mosca pueda contribuir a la miasis, o sea, la larva puede desarrollarse dentro de heridas abiertas y potencialmente causar una infección en la herida. Ya que las larvas de Megaselia escalaris pueden desarrollarse en materia animal en descomposición, la especie es particularmente útil en la entomología forense. Sabiendo la edad de la larva que se encuentra en un cadáver, el investigador forense puede estimar el tiempo de muerte.

Figure 4. M. halterata larva (Photo by Stefanos Andreadis)

Otras especies de phóridos, pertenecientes a otros géneros tienen ciclo biológico y hábitats muy diversos. Una especie del genero Pseudacteon parasita a la hormiga roja de fuego (Solenopsis invicta), una plaga de gran importancia. Esta especie deja sus huevos sobre la cabeza de la hormiga y está siendo investigada como un posible medio de control biológico para la hormiga. Hembras de otra especie de la familia Phoridae, Ormia ochracea, pueden localizar a sus huésped, un grillo, a varios metros de distancia por medio de órganos timpales (oídos) altamente sensitivos. La hembra después deposita sus larvas sobre el exoesqueleto del grillo. Estas larvas luego barrenan hacia el interior del grillo, donde se alimentan y se desarrollan hasta su fase adulta. Se ha encontrado al phórido Apocephalus borealis parasitando a abejas melíferas dentro de su colmena, así como a abejorros y avispas.

©The Pennsylvania State University 2016 Department of Entomology - November 2016

Autores: Tom Baker, Profesor Distinguido de Entomología y Ecología Química; Stefanos Andreadis, Becario Postdoctoral; Maria Mazin, Estudiante de Doctorado; Kevin Cloonan, Estudiante de Doctorado

Traducción y Edición: Maria Mazín, Estudiante de Doctorado y Maria Gorgo-Gourovitch, Educadora de Extensión

Authors

Commercial Horticulture Green Industry Vegetable, Small Fruit and Mushrooms Integrated Pest Management Conservation Practices FSMA and GAP Latino Community Outreach

More by Maria Gorgo-Gourovitch