La Mancha Bacteriana

La mancha bacteriana puede ser endémica de las casas de cultivo del champiñón, dañando la calidad de los champiñones y causando pérdidas de rendimiento.
La Mancha Bacteriana - Articles
La Mancha Bacteriana

Figura 1

Existe riesgo de desarrollo de la enfermedad cuando la superficie de las capas de los champiñones no se seca lo suficiente después del riego, independientemente de la temporada del año.

Nombres comunes: Mancha bacteriana, mancha café

El patógeno: P.fluorenscens biotipo G

Nombres antiguos: Pseudomonas tolaasii, Phytomonas tolassi, Bacterium tolaasi

Pseudomonas fluorescens biotipo G, causa la formación de lesiones al tejido del champiñón que al principio son de color amarillo pálido, pero que más tarde se tornan un marrón color chocolate o bien; color dorado. Esta decoloración es superficial, no más que 2 a 3 mm de hondo, y el tejido de seta subyacente puede aparecer ser el agua empapada y gris o amarillo gris. Las manchas por lo general aparecen cuando los champiñones están en la temprana etapa de botón, pero pueden aparecer sobre champiñones de cualquier edad - aún sobre champiñones cosechados en refrigeración, pueden aparecer hasta en aquellos champiñones cubiertos por un plástico hermético.

Si las condiciones de humedad favorecen la enfermedad, las manchas crecen y se unen, a veces cubriendo enteramente a la capa del champiñón (Figura 1). Los tallos del champiñón también pueden ser afectados de modo similar. Típicamente la mancha se puede observar en el borde, o bien cerca del borde - de la capa del champiñón, en los puntos de contacto entre dos capas, o en cualquier parte donde la capa haya permanecido mojada de 4 a 6 horas después de que agua haya sido aplicada (riego). Si condiciones ambientales muy secas ocurren después de que la mancha se haya desarrollado, la capa infectada puede rajarse al seguir creciendo.

El material de cubierta o 'casing' y el polvo transportado por el aire son los dos medios de propagación primarios de este patógeno, por los cuales entran a las casas de cultivo. Este patógeno bacteriano puede que se encuentre en el material de 'casing' aun después de la pasteurización. El desarrollo de la enfermedad está asociado con el tamaño de la población bacterial que se encuentra sobe las capas del champiñón y no con la población que se encuentre en el material de cubierta o 'casing'. Lo cual explica porque es necesario un periodo prolongado de humedad sobre la capa para que la enfermedad de produzca. Una vez que la enfermedad ocurre, la bacteria es dispersada a través de las gotas de agua que salpican entre los champiñones al momento del riego, por medio de las herramientas de trabajo, las moscas y los nematodos. Observaciones recientes muestran que compostas que cuentan con menos de un 62 por ciento de humedad al momento de siembra o 'spawning' la predispone a la mancha bacteriana.

La mancha bacteriana se puede desarrollar sobre la capa del champiñón, en el tallo o bien sobre ambas estructuras, en cualquier etapa del desarrollo del champiñón. Bacteria dispersada con el agua se reproducirá en condiciones húmedas, tales como cuando el agua de riego permanece y se condensa sobre las capas de los champiñones por un número determinado de horas. La condensación se forma cuando aire (saturado con vapor de agua) está presente y se encuentra a mayores temperaturas que la superficie de la capa del champiñón. La capa es más fría que el aire circundante cuando el agua es transpirada debido a la actividad metabólica del champiñón en crecimiento; la transpiración produce una superficie fría.

Fluctuaciones leves - algunos grados - en la temperatura del aire durante la cosecha puede hacer que el aire vacile entre no estar sobresaturado y el punto de saturación, aunque el contenido absoluto de vapor de agua permanezca constante. El aire caliente retiene más vapor de agua que el aire frío, de modo que conforme la temperatura del aire aumenta, se vuelve menos saturado con vapor de agua; El inverso es también cierto. Ya que la enfermedad de la mancha bacteriana es tan fuertemente influenciada por las condiciones ambientales y de humedad superficial, el control de la enfermedad requiere el inhibir la reproducción del patógeno sobre superficie del champiñón. El aire secará las superficies de champiñones si puede retener la humedad adicional que proviene de la transpiración. Si el aire se enfría a una temperatura inferior a lo deseado y luego recalentado unos pocos grados, puede contener más humedad, de tal manera que la superficie del champiñón se secara.

Esto se logra al circular agua caliente por tuberías que pasan por el perímetro de algunos cuartos de cultivo. En un sistema de ventilación forzado, el aire debe de pasar por una bobina de calentado después de ser enfriado, por lo tanto quizá las bobinas de enfriado necesiten de más capacidad de lo esperado. Este sistema de secado requiere de mucha energía pero es esencial cuando se necesita secar. Se puede agregar hipoclorito de sodio a 150 ppm de cloro al agua de riego para controlar la mancha, siempre y cuando los champiñones se mantengan secos. En cambio si el champiñón se mantiene húmedo, el cloro no tendrá efecto ya que la bacteria se reproduce a una velocidad que neutraliza el efecto del agente oxidante. Esto explica porque el hipoclorito de sodio a veces es muy efectivo y en otras ocasiones aparenta no tener ningún efecto.

Traducción y Edición: Maria Mazín, Estudiante de Doctorado y Maria Gorgo-Gourovitch, Educadora de Extensión

Authors

Commercial Horticulture Green Industry Vegetable, Small Fruit and Mushrooms Integrated Pest Management Conservation Practices FSMA and GAP Latino Community Outreach

More by Maria Gorgo-Gourovitch 

Mushroom cultivation Composting Mushroom nutrition and physiology IPM and Disease Management for Mushroom cultivation Mushroom extension services for the North American mushroom industry IPM and Disease Management for Mushroom cultivation Mushroom extension services for the North American mushroom industry

More by David Meigs Beyer, Ph.D.