El Sistema de Poda en Huertos de Durazno

Los arboles de durazno son podados para mantener la forma y tamaño del árbol y para manejar la carga frutal y de luz.
El Sistema de Poda en Huertos de Durazno - Videos

Description

Este video proporciona las indicaciones que le ayudaran a desarrollar arboles bajos, extendidos, con centro abierto y con el potencial de producir rendimientos óptimos y fruta de alta calidad.

Este video también está disponible en inglés.

Instructors

Tree and Small Fruit Physiology Fruit production systems Data Analysis

More by Rich Marini, Ph.D. 

Tree Fruit Support for a Next Generation of Farmers Sustainable Specialty Crop Production Árboles frutales Apoyo a la Nueva Generación de productores Cultivos Especializados en Producción Sustentable

More by Montserrat Fonseca Estrada 

Tree Fruit Cultural Practices and Production Systems Sustainable Specialty Crop Production Support for Next Generation Farmers from Diverse Backgrounds

More by Tara Baugher 

View Transcript

Los árboles de durazno son podados para mantener el tamaño y la forma del árbol, y para ayudar a manejar la luz y la carga frutal.

La falta de tallos enanos adecuados que sirvan como base, limita el grado de intensificación del huerto.

Sin embargo, con una poda prudente, los árboles estándar se pueden mantener a una altura de siete u ocho pies.

La forma natural de un árbol estándar de un árbol es una copa.

Esto hace más fácil guiar los árboles a un sistema central abierto con tres o cuatro ramas principales.

Una modificación de la copa es una forma en V con dos a cuatro ramas principales.

Esta forma es adaptable a espacios más ajustados en filas, lo cual puede resultar en una mejora en las cosechas durante los primeros años e incrementa las oportunidades de mecanización.

Las hojas interceptan la luz, y en la reacción bioquímica llamada fotosíntesis, la energía de la luz es utilizada para producir carbohidratos que son utilizados para el crecimiento de todas las partes del árbol.

La luz penetra solo por tres o cuatro pies dentro de la copa.

La zona frutal de un árbol con centro abierto, puede ser imaginada como una dona apoyada por las ramas principales.

La zona frutal con forma de dona es de alrededor de cuatro pies de ancho y cuatro pies de profundidad.

Si la luz es limitada, la zona frutal se moverá a un lugar más alto y dejará con poca fruta la porción inferior del árbol.

Ambas podas, cuando el árbol está en reposo, y durante el verano, son utilizadas para mantener condiciones óptimas de luz dentro de la copa del árbol.

La poda de árboles en reposo es utilizada para remover brotes verticales y vigorosos que oscurecen el interior del árbol, para limitar el tamaño del árbol y para remover el exceso de ramas fructíferas.

La poda por temporada reduce la tolerancia de los árboles a bajas temperaturas, por lo tanto, evite podar antes de finales de febrero y antes de que haya temperaturas bajas.

La poda durante el verano se realiza en árboles recien plantados para seleccionar ramas principales y para dirigir el crecimiento de ramas primarias jóvenes.

Para árboles en edad fructífera, remover los brotes verticales y vigorosos en junio y julio, reducirá la sombra para mantener la madera fructífera en la parte interior de la copa.

La poda es también una herramienta en el manejo de la carga frutal.

El número de fruta por acre es más crítico para el tamaño de la fruta que la distancia entre ellas.

El número óptimo de fruta por acre depende de la variedad cultivada y de la disponibilidad de irrigación.

Para variedades que tienden a producir fruta pequeña, un acre mantiene alrededor de 45.000 frutas, lo cual requeriría 11.250 brotes.

Si la fruta es escasa, a cuatro frutas por brote.

Para variedades con fruta mediana, una cosecha razonable es de 70.000 frutas en 17.500 brotes por acre.

Y en variedades de fruta grande es de 100.000 frutas en 25.000 brotes por acre.

Para calcular el número deseado de brotes por árbol, simplemente divide el número deseado de brotes por el número de árboles por acre.

Por ejemplo, para variedades de fruta grande con una densidad de 150 árboles por acre, mantenga 167 brotes por árbol y cuatro frutas por brote para producir de 100 a 200 frutas por acre.

Las prácticas de poda variarian dependiendo de los objetivos específicos de cada productor pero los siguientes criterios pueden seguirse para desarrollar árboles bajos, extendidos y abiertos del centro.

La altura de las ramas principales por encima del piso depende de la altura del corte inicial hecho al plantar.

Podar los árboles de durazno al plantar, también da balance a la parte superior del árbol por el sistema de raíces pequeñas e induce la formación de ramas en el tronco.

Árboles más grandes usualmente llegan de viveros como varas ramificadas.

Las ramas laterales son a menudo débiles y deben ser podados a dos o tres yemas con el objetivo de tener brotes adecuados para las ramas principales que se desarrollan desde los talones.

Si las ramas son fuertes, con ángulos de horquillas amplios, pueden ser retenidos como ramas principales y ser podadas a seis o siete brotes.

Los árboles más pequeños sin ramas laterales deberían ser dirigidos de 24 a 30 pulgadas por encima del suelo.

Los árboles deberían ser podados por lo menos una y posiblemente dos veces durante el primer verano antes de que interrumpa el crecimiento.

La poda de verano reduce la cantidad de poda en reposo requerida y dirigirá el crecimiento a las ramas principales deseadas.

A finales de mayo y de nuevo en julio, remueva todos los brotes bajos en el tronco a una altura de 20 pulgadas, formando ángulos de menos de 45º del tronco, además de todos los brotes verticales que son inadecuados como ramas primarias.

Fomente un hábito de crecimiento propagante al despuntar ramas verticales hasta que formen brotes secundarios creciendo hacia afuera.

Esto debería hacerse a finales de junio o julio mientras los brotes están con un crecimiento activo.

Otro enfoque para la poda de árboles de primer año consiste en retener en la parte superior unos brotes con horquillas o entrepiernas pobres, así como las ramas quebradas a finales de junio.

El crecimiento es contenido mientras se fomenta el crecimiento de los brotes más bajos que tienen horquilla ancha.

El arbusto pequeño en el centro del árbol es removido durante el invierno para dejar las ramas más bajas con ángulos anchos.

Si los árboles fueron podados durante su primer verano, requerirá muy poca poda durante el primer invierno.

Los árboles podados deberían comenzar a parecer un jarrón abierto.

Remueva los retoños de raíces, brotes descendentes y brotes verticales fuertes que oscurecen el centro del árbol.

Mantenga el árbol balanceado recortando las ramas más fuertes.

Podar árboles durante el segundo verano mejora la penetración de la luz en el centro del árbol y aparece la madera fructífera para la tercera temporada.

La poda veraniega debería completarse a mediados de julio.

Los árboles de durazno que han crecido a buen ritmo por dos años, tendrán numerosos brotes florales y si son podados moderadamente, pueden producir de 20 a 40 libras de fruta durante el tercer verano.

Estimule el crecimiento frutal reteniendo tanto del árbol como sea posible, incluyendo los brotes laterales más pequeños que estén creciendo de las ramas principales seleccionadas.

Oriente las ramas primarias por encima de un brote exterior secundario para fomentar el hábito de crecimiento extendido.

Los árboles frutales jóvenes usualmente crecen bastante vigorosos, y una poda correctiva moderada es necesaria para mantener los centros abiertos y el tamaño deseado del árbol.

Continúe la poda veraniega anual para eliminar los brotes verticales de agua y las ramas principales verticales en punta a brotes de crecimientos secundarios.

No retire todos los brotes frutales en el centro del árbol ya que los árboles más productivos de centro abierto tienen madera fructífera a través de la copa del árbol.

Para el sexto año, la copa debería estar completamente desarrollada para mayores cosechas.

El objetivo de podar árboles de durazno durante los años seis y en adelante, es mantener la madera fructífera productiva a través del árbol.

Podar cada año para mantener el árbol dentro de los límites y para prevenir el quiebre de las ramas.

Podar con raleo los brotes frutales a un espacio de cerca de cuatro a seis pulgadas de distancia a lo largo de los brotes para estimular el mejor crecimiento de los restantes, para prevenir el exceso de fruta y mejorar el tamaño de la misma.

También remueva los brotes frutales que son de menos de seis o más de 18 pulgadas de largo.

Los brotes que son de 12 a 18 pulgadas producen las frutas más grandes.

Una poda exhaustiva requiere de tiempo y trabajo, pero también ahorra tiempo y trabajo durante la poda de raleo y la cosecha.

Los árboles de durazno que son guiados y podados de manera adecuada, son capaces de producir mejores cosechas de fruta de buena calidad por 15 a 20 años.

La única forma de mantener a los árboles productivos que son de menos de 10 pies de alto es podándolos cada invierno y verano.

La poda adecuada también facilita el aclareo de la fruta y copas más abiertas con menos presión de insectos y enfermedades.

Para mayor información, visite la página de internet de producción de árboles frutales de PennState Extension.

Si producir árboles frutales es una nueva aventura para usted, colecte cuanta información sea posible antes de planear un nuevo huerto y también considere tomar un taller sobre producción comercial de frutales en PennState Extension.

Reviews

Only registered users can write reviews. Please, log in or register

Faq

faq

What are the technical requirements for watching videos?
What devices and browsers are supported for watching videos?
Can a video be viewed multiple times?
Can I share a video with multiple people?
Is there closed captioning available for videos?
Are videos accessible for people who require special needs or services?
Who do I contact if I have a question about a specific video?