Cómo diagnosticar un problema en la planta – 101

¿Hay algún problema con su planta? ¿Cuál es la causa? No asuma que sabe la respuesta y accidentalmente trate el problema equivocado.
Cómo diagnosticar un problema en la planta – 101 - Articles
Cómo diagnosticar un problema en la planta – 101

Use este método paso por paso para reducir las posibilidades, pero recuerde consultar a los expertos si es necesario.

Puede haber numerosas causas para los síntomas de las plantas; no todos los síntomas están relacionados a insectos o enfermedades. La salud de la planta se puede ver afectada por la fertilidad y textura del suelo, condiciones climáticas, cantidad de luz y otras condiciones ambientales y culturales, así como animales, incluidos los humanos. Además, se pueden desarrollar complicaciones por la interacción de 2 o más de estos factores.

A diferencia de los misterios de Sherlock Holmes, las posibilidades generalmente no son ilimitadas. Así que, requerirá de sus habilidades de observación y lógica deductiva para resolver el misterio.

Tenga en cuenta que esta es una habilidad que lleva tiempo desarrollar y siempre es mejor verificar sus conclusiones llevando una muestra a su oficina local de extensión o enviándola a su clínica de diagnóstico local. Penn State ofrece este servicio de manera gratuita (excepto muestras comerciales de pasto). Aprovéchelo. Vea la lista de oficinas de extensión locales. Para obtener el domicilio de la clínica de diagnóstico.

Conozca la apariencia normal de la planta

Tiene que conocer la planta y saber cómo luce sana para saber cuando algo está mal. Por ejemplo, algunas plantas tienen follaje jaspeado o son verde-amarillo y no están enfermas; así son.

Consulte recursos literarios acerca de enfermedades y desordenes

Muchos recursos enlistan patógenos comunes y desordenes para los diferentes tipos de plantas. Revise un recurso específico a su área geográfica. Es poco probable que encuentre una enfermedad que solo se encuentra en Florida en un jardín de Pennsylvania. Algunos recursos que son buenos incluyen las guías de producción orgánica de la Universidad de Cornell donde enlistan problemas por cultivo en el Noreste y la guía de identificación de plagas en fresa e identificación de enfermedades de vegetales con fotos. Aprender con antelación los problemas potenciales comúnmente asociados con un cultivo en particular será benéfico durante la ajetreada temporada de cultivo.

Investigue la evolución de los síntomas

Quiere saber si el problema es resultado de un factor vivo (biótico) o no vivo (abiótico). Normalmente las enfermedades bióticas se esparcen a través de la planta y de planta a planta mientras el patógeno se reproduce y ataca los tejidos nuevos. Los problemas abióticos no tienden a esparcirse de esta forma.

Haga preguntas

Haga preguntas (similar a las que un doctor le preguntaría):

  • ¿Cuándo notó el problema?
  • ¿El daño fue gradual o repentino?
  • ¿Qué edad tienen las plantas afectadas?
  • ¿Qué porcentaje de la planta está afectada?
  • ¿Qué tan severo es el daño?

Observe patrones

¿Está afectada un área grande o solo plantas aisladas? Ponga atención y vea si el patrón de distribución es uniforme o aleatorio. ¿Los síntomas se vieron primero en una esquina, en la orilla o en las áreas altas del campo? La distribución uniforme, especialmente a través de diferentes tipos de plantas, usualmente sugiere un problema abiótico, pero también podría indicar un problema transmitido por la semilla o problemas del trasplante.

Foto: La condición de más estrés al germinar semillas de maíz es la exposición al frio (<50°F) y condiciones húmedas inmediatamente después de plantar. Cuando la semilla recibe agua fría, se reduce la elasticidad de las membranas celulares de los vástagos en desarrollo. Esto puede causar la ruptura celular y fugas, lo cual puede liberar azúcares y fomentar el daño de hongos e insectos a la semilla.

Revisar las prácticas culturales

Algunas veces creemos que es una enfermedad pero en realidad es un problema relacionado a las prácticas de irrigación o fertilización. Frecuentemente el exceso de agua y fertilizante causa tantos problemas como la falta de los mismos. Además considere las condiciones del suelo y el campo de cultivo y/o el historial de aplicación de pesticidas.

Considere las posibles causas ambientales

  • Temperaturas extremas
  • Sequia o lluvia excesiva
  • Condición y tipo de suelo

Revise las especificaciones del huésped

¿Los síntomas se presentan en una sola variedad o especie de planta? Si las plantas de diferentes familias fueron afectadas, tal como lechuga, jitomates, flores y nabos, entonces es más probable que sea un problema abiótico.

Revise los signos y síntomas

Revise los signos y síntomas de patógenos y enfermedades. Los signos son el patógeno visible de la misma planta en la planta sintomática -por ejemplo, masas de polvo de esporas de moho-. Los síntomas son cambios en la apariencia de la planta en respuesta a una infección por patógenos (ej. marchitamiento o clorosis). Consulte sus recursos e intente resolver el rompecabezas.

Referencias

Abawi, G. S., et al. 2010 Production Guide for Organic Cole Crops. Edited by A. Seaman. Ithaca: Cornell University, New York State Department of Agriculture and Markets, Integrated Pest Management, 2010.

Bonanno, A. R., et al. Northeast Vegetable and Strawberry Pest Identification Guide. Northeast Extension System, 2009.

MacNab, A. A., et al. Identifying Diseases of Vegetables. University Park: Penn State Extension, 1983. Penn State Plant Disease Clinic.

Prepared by S. Tianna DuPont, sustainable agriculture educator, Penn State Extension; and Beth Gugino, Penn State Department of Plant Pathology. Reviewed by Emelie Swackhamer and Lee Stivers, Penn State Extension.

This publication was supported in part by funding from the Beginning Farmer and Rancher Development Program of the National Institute of Food and Agriculture, USDA, Grant #2009-49400-05869.

Authors

Integrated vegetable disease management Plant pathogen diagnosis Disease monitoring and forecasting Sustainable crop production

More by Beth K. Gugino, Ph.D.